Lo que nos traen los Estados Financieros SEGUNDA ENTREGA: El caso de Supermercados Peruanos

Autor: Victor Hugo Flórez – Profesor en Bursen

Como sucede absolutamente con casi todo en la vida, las cosas deben analizarse siempre dentro de su contexto. Y los estados financieros no son ciertamente la excepción. En ese sentido, suelo recordar siempre una de las preguntas más interesantes y más inteligentes que a menudo plantean mis alumnos en clases: ¿A partir de cuánto un ratio es bueno y a partir de cuanto lo debemos considerar malo? Y la respuesta es tan contundente que siempre cae por su propio peso: ¡depende! Y no un “depende” para salir del paso, claro está, sino para identificar ante todo de qué depende que sea indicador de algo bueno o de todo lo contrario. Así, por ejemplo, crecer es bueno en determinadas circunstancias y para ciertas empresas en específico, y no lo será tanto para otras en momentos distintos. Mantener altos niveles de apalancamiento financiero será muy rentable en ciertas condiciones y sumamente perjudicial en otras. En ciertas empresas resulta altamente recomendable contar con un alto grado de liquidez, mientras que en otras ello puede ser visto como completamente contraproducente. De manera pues que, a diferencia de las premisas que tuvimos en consideración para realizar el diagnostico de la empresa que seleccionamos para nuestra primera entrega, Alicorp, que en principio se trata de una empresa industrial (aun cuando, si recuerdan las cifras, más del 50% del total de sus activos estaba concentrado en inversiones en subsidiarias, esto es, en el negocio de holding), esta vez tendremos que empezar ubicándonos en el contexto de la empresa que hemos seleccionado: Supermercados Peruanos S.A. (en adelante, “SP“), una empresa no solamente comercial sino del segmento denominado retail  y, más precisamente, del rubro de autoservicios.

713
Fuente: Internet

Recordemos ante todo que los llamados estados “financieros” no solo nos muestran la situación propiamente financiera de las empresas (esto es, los niveles de inversión y de financiamiento), sino que nos presentan también la situación económica de las mismas (es decir, la manera en que estas generaron utilidades), de ahí que me permita entrecomillar el adjetivo “financiero”.  Desde ese punto de vista, veamos pues qué nos dicen los reportes de SP, que es una que pertenece al Grupo Intercorp.

En cuanto a su situación financiera, lo primero que tal vez llame nuestra atención, además del muy saludable crecimiento de 9% en sus activos totales, sean sus aparentemente bajos niveles de liquidez, a la vez que sus altos indicadores de apalancamiento financiero. En el primero de los casos, al 31 de diciembre de 2016, la empresa contaba escasamente con 65 céntimos de activo corriente de respaldo por cada sol de deuda de corto plazo, la misma cifra que el año 2015. Matemáticamente hablando  (y menos mal que no hablamos de futbol), eso denota “incapacidad de pago”, ya que aritméticamente tenemos menos de lo que debemos (hablando en ambos casos del corto plazo, esto es, en un horizonte no mayor a un año). Sin embargo, y a esto nos referíamos al inicio, estas son las cifras frías, sin ningún análisis del contexto en el cual se ubica esta empresa. ¿Se han preguntado ustedes cómo VENDE, cómo COBRA y cómo PAGA una empresa de este tipo? Pues vende todos los días, cobra todos los días y paga dentro de los plazos que muy generosamente les conceden sus proveedores (sobre todo los pequeños proveedores, que en número suelen ser a veces bastante considerables). Se trata pues de empresas que permanentemente están generando liquidez, ya que venden casi 100% al contado, y por eso mismo resultan tan atractivas para las entidades bancarias, a las que casi siempre están vinculadas (fenómeno que se presenta también en las denominadas “tiendas por departamentos”: Saga Falabella, Ripley, Elektra, Cassinelli, Hogar, Maestro, etcétera). En este tipo de empresas, pues, resultaría estéril y hasta contraproducente mantener altos niveles de liquidez.

 

El otro dato significativo desde el punto de vista estrictamente financiero es la manera como tiene estructurado su financiamiento: por cada sol del accionista, mantienen cerca de 2 soles de deuda total (1.90 es el resultado que muestra el ratio Deuda / patrimonio, a veces conocido como D/E por sus siglas en inglés), lo cual evidencia una claro nivel de apalancamiento financiero. Es cierto que el peso de la deuda se ha reducido con respecto a los niveles de los años 2012 y 2013 (cuando llegó de 2.4 y 2.5 soles por cada sol del accionista, respectivamente), pero sigue siendo una empresa que claramente apuesta por financiarse más con deuda que con patrimonio de sus propietarios. Y esto no es malo per se, ya que si bien el aspecto peligroso está dado por el riesgo de insolvencia (en el caso extremo y muy poco probable en que la gestión de la deuda no fuese la adecuada), el lado positivo de tal figura radica en el llamado “efecto multiplicador de rentabilidad”, ya que al trabajar con deuda el indicador que se ve favorecido, caeteris paribus, desde luego, es la rentabilidad del accionista (ROE, por sus siglas en inglés). En cuanto al riesgo mencionado, obsérvese que si bien la mayor parte de sus pasivos son de corto plazo (63% en 2016 y 64% en 2015), y por ende más vulnerables a cambios, el gran componente de los mismos está concentrado en los créditos concedidos por sus proveedores de mercaderías (49% y 50% en esos dos últimos años), lo cual, aunado al hecho de que en un altísimo porcentaje son obligaciones contraídas en moneda nacional, hace pues que la empresa no enfrente riesgos importantes en este aspecto.

 

Finalmente, desde el punto de vista económico (generación de utilidades), la situación no resulta del todo auspiciosa, a pesar de haber logrado un incremento de 4% en sus ingresos por ventas, hecho que en un mercado tan competitivo como el de autoservicios, que además es muy cercanamente asediado por establecimientos como las bodegas y los minimarkets. Y lo decimos debido a los bajos niveles de utilidad obtenidos de un tiempo a esta parte: poco menos de 71 millones de soles en 2016 frente a poco más de 27 millones en el año precedente, lo que representa un escaso 1.67% de sus ventas, si bien ello implicó una recuperación de un punto porcentual con respecto al año previo (0.67%), y un crecimiento de 160% en dicho resultado neto. Como es natural suponer, toda vez que sus activos totales no exhiben grandes niveles de rotación (S/. 1.45 de ventas por cada sol invertido en activos en el año 2016 y 1.52 en 2015), la rentabilidad de los accionistas sigue en niveles algo débiles, aun cuando viene mostrando una paulatina recuperación en los últimos años, muy en particular en el reciente ejercicio económico:  la empresa obtuvo un ROE de 7.05% en 2016 frente a 2.91% y 1.61% de 2015 y 2014, respectivamente.

Recuerden que pueden transmitirnos sus preferencias a través de la página de Bursen en Facebook, a fin de ir analizando las empresas que ustedes deseen. (*)

————————————————————————————————

(*)          https://www.facebook.com/bvlbursen

Anuncios