Risk : OFF

Autor: Luis Ordóñez – profesor en Bursen

Cuando todos pensaban que la Fed iniciaría con mayor convicción su proceso de normalización monetaria, en un contexto en el cual las cifras de actividad en EE UU venían consolidándose, el riesgo geopolítico gatilló una postura más dovish (pro mantener tasas bajas) en los agentes de mercado. De hecho, la tasa del Tesoro de EE UU a 10 años recortó gran parte de la subida que se vio desde noviembre (cuando Trump fue elegido), cotizando actualmente en niveles cercanos a 2.22%, habiendo alcanzado en la primera quincena de marzo niveles por encima de 2.60%. De igual forma, el oro ha ganado terreno, al igual que el Yen. Es decir, la demanda por activos refugio se incrementó claramente, como consecuencia de riesgos ajenos al mercado per se.

Adicionalmente, la fallida modificación el Obamacare propició que la confianza en la capacidad de Trump para cumplir con todas las reformas y promesas de campaña se deteriore, toda vez que el mercado empezó a comprender que no le será tan sencillo a la nueva administración cumplir con lo prometido y que más bien le costará llegar a consenso con el partido Demócrata. Es bueno recordar que cuando Trump ganó las elecciones en noviembre de 2016, los activos riesgosos ligados a crecimiento mostraron un rally importante, puesto que los agentes de mercado asignaron una probabilidad muy alta al hecho que la reforma tributaria y el shock de infraestructura serían aplicados sin problemas. Así, el mercado accionario y las materias primas fueron los activos más beneficiados. Luego del debate del Obamacare, el mercado entendió que el capital político de Trump se estaba acabando, por lo cual la renta variable comenzó a debilitarse y la probabilidad de nuevas subidas de tasa en lo que resta de 2017 empezaron a ser menores.

¿Qué lección nos queda de lo acontecido? Simplemente que no podemos dar un evento por hecho al 100%. Siempre existe la probabilidad que un evento no se cumpla y que el mercado esté equivocado. De hecho, considero saludable que el mercado venga asignando una mayor probabilidad a que Trump fracase en la implementación de sus reformas, puesto que hace que los precios de mercado no muestren distorsiones y se eviten las tomas de decisiones con información que incorporan dichas distorsiones. Desde el punto de vista de la gestión de activos, queda la lección que debemos analizar los “pagos” del acontecimiento o no de un evento. Por ejemplo: ¿Cuál sería el nivel fundamental del índice de S&P 500 si Trump cumple con todas sus promesas electorales y cuál sería dicho nivel si no logra cumplirlas? A cada resultado se le asigna un nivel de probabilidad y de esta forma se determina si es apropiado comprar, vender o no hacer nada. En la historia reciente, lo más probable es que al aplicar este ejercicio sobre el índice accionario de EE UU nos hubiera resultado que el mercado asignaba una probabilidad muy alta al evento “Trump Éxito” cuando en realidad la probabilidad era menor.

las-reformas-de-trump-frenan-los-planes-de-basilea-sobre-regulacion-bancaria-en-europa.jpg
Fuente: Internet

Como agravante de todo esto, las tensiones geopolíticas entre EE UU, Siria y Corea del Norte incrementaron el riesgo percibido por los agentes de mercado, gatillando una clara demanda por activos refugio y poniendo en duda cuál será el ritmo de subidas de tasa en lo que resta de 2017.

Anuncios